Posteado por: entremildudas | diciembre 5, 2009

El fin del dictador…

AVISO: Éste relato etuvo inspirado en la ejecución de Sadam, hace ya varios años de ello. En mis relatos de esa época se puede notar la inlfuencia de la literatura de Gabriel García Marquez con construcciones cómo “había de…´´, “hubiera´´, etc.

Justo antes de su ejecución el condenado había de pedir un habano como ultimo deseo. Habano que prendió con su bello mechero bañado en plata que crujió al dar la llama, prendió con una profunda calada y expulsó el humo mientras guardaba el mechero en su raída gabardina.
Miró a sus verdugos, que evitaban mirarlo, le temían, paradójicamente le temían, aunque tenía por seguro que después de su ejecución lo vejarían y vapulearían. Pero mientras le corriese sangre en las venas le temerían.
Avanzó lentamente pero con decisión hacia el patíbulo, fumando, tranquilo, vestido con un sucio traje chaqueta y su vieja gabardina, desaliñado y barba descuidada. Él siempre había tenido buen porte, estilo y clase, ahora eso no importaba.
No temía a la muerte, siempre fue su amiga, siempre le ayudó, mejor dicho siempre la utilizó para sus propósitos. Era buen estoico, eso le hubo de dar las agallas de ir tranquilo, sin resistencia, sin ir esposado ni maniatado, fue cómo un valiente hacia su muerte.
La soga se balanceaba lentamente, se la pusieron en el cuello y comenzaron a cerrar el nudo, dio una última calada y lanzó el puro al suelo en el mismo instante en el que hubieron de accionar el mecanismo y abrirse el patíbulo.
Cayó y sonó un ruido sordo, tuvo suerte y el cuello crujió como hubiera hecho una nuez al golpearla. Pero el ejecutado tuvo tiempo de recordar y reír mientras caía de que al menos probablemente hubiera llevado a la tumba a más de uno de los familiares de sus verdugos, después solo vio oscuridad, mientras sus piernas convulsionaban cada vez más lentamente y cortaban la soga provocando que chocara a plomo contra el suelo…

Gléz-Serna


Responses

  1. fue cómo un valiente hacia su muerte.
    ese derecho solo se lo da la vida, a quienes han utilizado la muerte. no crees?

    buen escrito.
    aunque leer tantos ‘hubieras’ cansa un poco.
    en general, muy bien.

    saludos! 😀


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: