Posteado por: entremildudas | diciembre 16, 2009

Contra natura

AVISO: El siguiente relato trata sobre la hipocresía de muchos miembros de la iglesia. Trata sobre el mal que han hecho algunos de sus miembros, por suerte no todos. Sobretodo trata de aquellos que nos acusan con el dedo, siendo ellos quienes verdaderamente deberían ser señalados.

Aquel obispo gustaba firmar como “Pájaro Espino´´. Se consideraba ultraderechista. Siempre, durante la dictadura, paseaba bajo palio, como Franco. Y después de la dictadura también lo hacía, pero en privado. Una nube de aduladores, de seguidores, de pelotas, le regalaban el oído. Siempre escuchaba lo que le gustaba oír, gracias a su corte. Era duro en sus sermones. Mejor dicho, era muy cruel. Atacaba a los que aman diferente, libremente. Decía que era pecado capital. Contra natura. Pájaro Espino medió para que más de uno y de una acabara en prisión,  por su opción sexual, por sus gustos.

No obstante, Pájaro Espino tenía algo que ocultar. Su nombre constaba en la libreta de mejores clientes de una madame. Su madame le proporcionaba jóvenes, varones al ser posible. Incluso niños del orfanato de su diócesis visitaron su alcoba. Niños pobres, sin nadie que los protegiera. Niños marcados de por vida por culpa de aquel obispo. Por mucho que decía en sus sermones sobre la contra natura. Él era el que más apología hacía sobre la pedofilia. Él sí era peligroso para la sociedad. Él se acostaba obligando a la otra parte. Nunca consentido, como si hacían los sodomitas, como a él gustaba decir. Él apodaba de sin vergüenza a los que no siguen la norma. Pero quien menos vergüenza tenía, era él mismo.

La iglesia siempre estuvo, está y estará manchada por personas como ilustrísima. Dictadores, más que representantes de Dios. Falsos, ya que no defendían el  verdadero mensaje de amor que debe de transmitir la iglesia, el del amor libre. Comerciantes de la religión, del tipo que Jesús echó, criticó, persiguió en la escena del templo. Dónde arremetió contra quienes se lucraban de la creencia del pueblo. Nos increpan a no usar condón, en pro de la “vida´´. Nos acusan de degenerados. Nos persiguen por querer casarnos, con quien amamos, por el simple hecho de no ser entre hombre y mujer ese enlace matrimonial. Nos increpan por no donar nuestras pertenencias a los pobres, nuestros exceso de capital. Nos tachan de impuros. Nos atacan. Nos consideran contra natura. Engendros. De enfermos mentales. Nos aconsejan que nos sometamos a pruebas médicas, a tratamiento psicológico para “curarnos de nuestra enfermedad´´, que es la del amor, no otra.  Nos llaman desviados. Nos dicen sodomitas, dignos de Sodoma y Gomorra.  Nos discriminan, sin mirar dentro de su seno, sin contar cuántos de los nuestros viven por y para la iglesia. Nos matarían si la inquisición aún estuviera vigente, si pudieran.

Yo sólo aporto una palabra sobre ellos. Hipocresía…

Gléz-Serna


Responses

  1. Son la peor carroña, los mas viciosos, los mas enfermos.

  2. xD


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: