Posteado por: entremildudas | diciembre 20, 2009

Amor en el mar

Fumaba con resignación. Estaba harto de aquella guardia. El motor de la fragata producía un monótono ruido. Estaba junto a su compañero de guardia, una noche más. Ya no tenían de que hablar. Solían recordar a sus novias. Que  harían con ellas cuando llegaran a tierra. La abstinencia era dura. Ya sabían de memoria como follaba la novia del otro, de tanto contarlo. Pero esa costumbre era su combustible para aguantar en la marina.

Nuestro amigo miraba a su compañero. Tuvo un mal pensamiento, una boca es una boca, un culo es un culo. Podrían  saciarse uno con el otro. No sería tan diferente. Total, cuando le tocara de pasivo tendría una nueva experiencia. Si su novia disfrutaba, o eso pensaba, cuando se la chupaba quizás el también pudiera. La verdad, ahora que se fijaba, su compañero tenía buen culo, prieto. Tiró el cigarro, encendió otro. Estaba nervioso. Posiblemente todo aquello se le ocurría por las ganas de carne. Lo típico de mariconeo entre marinos.

-Oye tío ¿Qué haces mirándome así?

No sabía qué hacer, ni qué decir. Directamente le dio un pico. Se separó de él.

-Perdona tío…

-No pasa nada…-El compañero estaba cortado por lo acontecido- Serán tus ganas…

-Seguramente- Rió.

-Ya lo que nos faltaba era mariconear…¡Tantas horas que pasamos juntos!

-Oye, ahora que pienso, ¿Y por qué no?

Se miraron. Se volvieron a dar un pico.

-¿Qué tal?

-Bien, la verdad…¿Y tú?

-Bien también…

Se asomaron por la borda, hacia la oscuridad del mar.

-Bueno…

-Bueno estaba y se murió…

-Pues sí…¿Follamos?- Preguntó directamente.

-Nos pueden pillar tío…

-Da igual…Si nos pillan que nos detengan por no cumplir la guardia, y así nos quitamos unos días de esta mierda…y si no…pues  más morbo tío…

-Vale…

Se besaron. Se desnudaron. Se observaron, y follaron…

Tomaron la rutina de follar durante sus guardias. Lo pasaban genial. Ya no era un aburrimiento. No tenían ganas de llegar a puerto, tener que estar con sus novias. Entre ellos dos se lo pasaban mejor. El temido día llegó. Bajaron por la escala al muelle. Allí estaban ellas, deseando verlos, o eso creían. Las besaron, pero mirándose de reojo, buscándose. Aquellos besos no les sabían como antes. Los besos habían sido reemplazados. No querían separarse. Querían seguir amándose por las noches, aunque tuvieran permiso unos meses.

Sin pensárselo, uno de ellos corrió al otro.

-Tío, te quiero…

-Yo también te quiero…

Se besaron con un ímpetu insólito. Todo el mundo miraba. Las novias estaban con la boca abierta, no lo creían. Los dos ahí, devorándose, como si de un reencuentro se tratara. Las  novias empezaron a llorar, después de gritarles maricón y tacharlos de sin vergüenzas. No les importó. Los dos chavales se fueron de la mano. En busca de su nido de amor…

Gléz-Serna


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: