Posteado por: entremildudas | diciembre 24, 2009

Mi última Nochebuena

Mi última Nochebuena la viví en Madrid. Estuve unos meses allí. Emigré siguiendo las palabras de una mujer. Una princesa que me prometió un reino. Embaucado, caí en sus garras. Al poco, se libró de mí. Despechado, me quedé en aquella ciudad. Tenía un objetivo, reencontrarme en Chueca. Sumergirme en lo más profundo del gueto. Cubrirme de purpurina. Nadar entre la superficialidad y la vulgaridad. Volví a mi lugar natural, al ambiente.

Entonces conocí a Nacho. Fue un bonito romance. Por esta habilidad para curar mi corazón, siempre me gustó Madrid. Nacho me invitó a cenar a su piso, los dos solos.

Cenamos tranquilos. Velitas y champán francés. Pero el francés que yo quería practicar, era el otro. Fue una comida dinámica, muy divertida. Estábamos embriagados por el vino. Nacho trajo una bandeja con fruta, vi unas fresas, decidí que era el momento para divertirnos.

Me levanté de la silla. Cogí una fresa, despacio. Mordí la mitad, degustando. Me acerqué a Nacho. Le  di la otra mitad de la fruta. Le descamisé. Lo fui desnudando con cuidado. Doblé su ropa, y la dejé a un lado. Después me desnudé yo. Recogí mi cinturón. Me aposté detrás de Nacho, que estaba sentado en su silla. Le besé desde arriba. Siempre digo que todos mis amantes son guapísimos, y es cierto, a mis ojos lo son. Le até las manos con mi cinturón, a la espalda. Le vendé los ojos. Con mucho cuidado, lo masajeé. Pensé en llevármelo a la cama, pero quizás, por  ser una noche especial, decidí otro lugar. Extendí una manta en el suelo, frente a la chimenea. La única luz, la del fuego. Lo tumbé allí. Le besé. Entonces decidí vendarme también los ojos. Me gusta fomentar la imaginación. Así todo es más divertido.

Lo besé, con ternura. Lo acaricié. Mis ojos eran mis manos, mis dedos. Percibía el calor del fuego en mis espaldas. El único sonido el de la chimenea, y el de nuestros jadeos. El placer iba en aumento. Mis besos recorrieron su cuerpo. Mi lengua viajó entre sus pies. Mis dientes presionaron sus pezones, con cuidado. Mis dedos navegaron por aquel mar de sensaciones. Le liberé las manos de sus ataduras. Yo necesitaba sentirme percibido por sus manos. Le mordí el cuello, como los vampiros. Reposé un segundo mi oído sobre su pecho. Su corazón palpitaba con fuerza, muy rápido. Sonreí.

Ahora, él se puso arriba mía. Tornamos nuestras posiciones. Le tocaba a él  hacerme lo propio. Las sensaciones eran diferentes. Me sentía deseado. Como si fuera un elegido, por aquel cuerpo perfecto, para ser suyo. Me sentía único. Me la comenzó a comer. El placer de la carne no defrauda.  No quería correrme en su boca. Llevábamos un tiempo indefinido besándonos, y yo tenía pensado eyacular en otro lugar.

Sus nalgas se presentaron ante mí, se rindieron. Dispuestas a ser penetradas, atravesadas  por mí. Deseaba sentir la calidez de su ano, sentir como vibraba. Nacho arqueaba su espalda. Me clavó sus uñas. Pedía más. Fui subiendo el ritmo. Estábamos abandonados al placer, sin control. El desenfreno era increíble. Parecíamos animales en plena cópula. Perdíamos la racionalización. Nos fundimos, por un rato, en un mismo ser. Éramos dos en uno. Presentía la llegada de mi semen. Mis muslos temblaban por el placer. Un escalofrío recorrió mi columna. Mis músculos se movían sin control. Miraba hacia arriba, con la boca abierta, dando un sordo grito de placer. Intenté aguantar aquellas sensaciones, alargar el orgasmo todo lo posible. Si pudiera, al infinito. Pero mis pies bajaron a la tierra. Mi semen salió, se depositó en su interior. Me derrumbé al lado de Nacho. Nos quitamos los vendajes. Nos besamos, y tranquilamente, nos fumamos un cigarro…

Gléz-Serna


Responses

  1. Hola, buenas noches: Cuiroso, muy curioso, lo haces bien.
    Por casualidad entre en tu página y por curiosidad he seguido, solo decirte que me ha encantado.
    Si te animas te invito a visitar mi página y a que también me des tu opinión.
    Felíz Año y saludos cordiales

    Elías Robles

  2. Muchas gracias, Elías. Descuida, visito tu pagina, será un placer. Y mil gracias por tu opinión.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: