Posteado por: entremildudas | diciembre 24, 2009

Venganza

Hacía dos semanas que lo habíamos dejado. Intentaba olvidar su recuerdo, y todo lo relacionado con él. Estaba sentado en el sofá. Miraba la televisión, uno de esos programas de la tarde, telebasura. Para que negar que la telebasura me encanta, es entretenida. De repente, en el público, me pareció verle sentado.

-¡Coño!- Exclamé. No era posible. Mucha casualidad.

Me acerqué a la televisión. Esperaba otra toma de ese sector del público. A ver si hablaba ese contertulio de nuevo. Otra vez salió. Sí, era él, mi ex estaba allí. Le maldije. Lo puse de cabrón para arriba, porque sonreía. Tan rubio. Me parecía más guapo que nunca. Camisa azul. Corbata azul marino. Vestía en tonos de azul. Me gusta ese color. El mamón lo sabe. Y también sabe que siempre veo ese programa.

Temí, y creo que con razón, que estaba allí a posta. ¿Se estaría vengando?. Tenía motivos, desde luego, no perdonó mi infidelidad. Lo entiendo, pero si hubiera visto al susodicho, seguro que lo comprendería. Lo más tonto, me pilló por un chupetón. Por mucho que lo intenté ocultar, era imposible que no lo descubriera. Esa prueba es fundamental, no podía excusarme con nada. ¿Y mira que tengo inventiva, pero que le podría haber dicho?. No obstante, y le fui sincero, fue mi único error en más de dos años de relación. Y estoy seguro que él también me los puso a mí, pero sin pruebas, no podía señalar con el dedo.

Encendí un cigarrillo, muy nervioso. Mi ex sabía lo que hacía. Sabe que me puedo martirizar viéndole por la caja tonta, tan sonriente. ¡Hijo de puta!. Tenía la mano sobre un muslo. Estaba tan obsesionado pensando en él, que no me había percatado de su acompañante, era un amigo en común. Lo sabía. ¿Habrían comenzado una relación?. Lo que me faltaba. Yo seré muy mal pensado, pero aquello me hizo temer que llevaran desde hace tiempo juntos. Seguro que me había puesto los cuernos con el otro. Para colmo, yo quedé de malo en la historia.

Comencé a llorar, por el enfado acumulado. Impotente, por no poder decirle nada. Por mucho que insultara, increpara a los vientos, él no se enteraba. El muy cabrón se vengó de puta madre. Consiguió alargar mi dolor, que la cicatriz tardara aún más en cerrarse. Te aseguro una cosa, cuando me lo encuentre, que tarde o temprano ocurrirá, le diré lo bien que ha conseguido vengarse…

Gléz-Serna


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: