Posteado por: entremildudas | diciembre 26, 2009

Chat

Había quedado con un chico. Lo conocí en un chat. Se hacía llamar Gueina. Una forma de ligue bastante práctica. Además, te proporciona la cantidad de sexo necesaria, sin compromiso y con discreción. Cuando tienes hambre de sexo visitas un chat, hablas con alguno y va como la seda. No tardó en morder el anzuelo. Por foto era maravilloso. Me ponía a cien. Siempre queda la duda de que puede ser mentira, una foto falsa. Pero incrementa el morbo. Una cita casi a ciegas. Quedamos en un parque, luego decidiríamos  si  íbamos a su piso o al mío. Sinceramente, prefería que el chulo me llevara a su piso, para mi comodidad.

Salí de casa pletórico. Me había arreglado para la ocasión. Quería impresionar, dentro de mis posibilidades, al maromo. Pensaba que ojalá estuviéramos todo el fin de semana follando, como si fuera la última vez.

Él me dijo que vendría de naranja. Yo le dije que llevo gafas de pasta  azules, con un poco de verde. Llegué antes de lo acordado. Esperé. Parecía que se retrasaba. Entonces, vi acercarse a un posible candidato, se sentó en un banco. Llevaba una sudadera naranja. ¿Sería él?. Desde luego que  era muy guapo. Parecía afeminado. Me miraba, no me quitaba los ojos de encima. Seguro que era Gueina. No sabía si decidirme y acercarme.  Tenía un polvo. Acudí a sentarme  a su lado.

-Hola…

-Buenas tardes.

-Pues sí…Mi nombre es Gléz-Serna. ¿Cómo te llamas?.

-Manolo.

El nombre no me gustó, demasiado hetero. Pero nadie es perfecto…

-Ajam…¿Entonces, qué?. ¿Nos vamos a tu piso?.

El tal Manolo me arreó un sopapo.

-¡Qué dices, maricón!-Se incorporó.

-¡La ostia que me ha dado!- Me levanté también.- ¿Eres Gueina?

-¡Joder, te he dicho que soy Manolo!

-Perdone entonces, ha sido una confusión.

Manolo y yo nos dimos la mano. Firmamos la paz. Nos despedimos con educación.

El supuesto Gueina, vestido de naranja, aún no aparecía. Llevaba casi una hora esperándole. Estaba a punto de marcharme. De repente, se aproximó un chaval, llevaba una chaqueta naranja.

-Hola. Perdona el retraso, he perdido el autobús…

-No pasa nada, hijo…-Nos dimos dos besos. Aquel sí era mi Gueina. Por supuesto,  no le conté lo ocurrido. Pero me vengué de su retraso, en la cama lo exprimí. Lo agoté. Extraje todo el semen posible. Definitivamente, decidí que había merecido la pena la ostia que me metió mi amigo  Manolo…

Gléz-Serna


Responses

  1. EX CE LEN TE!!!

    • Muchas gracias Juanjo!!!. Me encantó tu blog!!!

      Un saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: