Posteado por: entremildudas | diciembre 28, 2009

¡Inocente, inocente!

Javier no se imaginaba por qué un compañero le había citado en  clase, a la hora del recreo. Le había pasado un papel, citándole a las once y media, cuando comenzara el recreo. Le decía que por favor fuera sólo, quería hablar algo importante con él. Extrañado, acudió a la cita. No se podía imaginar que querría aquel compañero. Javier entró en el aula, dentro, le esperaba César. Era uno de los más guapos de la clase. Javier estaba enamorado de él.  César era uno de los abusones, y los abusones siempre son los más atrayentes. Su superioridad sobre el resto era tremenda. Para más inri, en esa etapa de su vida,  la sexualidad de Javier era secreta. Una época donde los compañeros se reían de su amaneramiento. Javier no admitía su condición ante el mundo, y el mundo le oprimía dentro del armario. Javier olía a alcanfor.

-¿César, qué querías?

-Quiero hablar contigo, es algo serio…

-Claro, dime.

-¿Me juras que no se lo dirás a nadie?

-Lo juro.

-Verás, yo me he dado cuenta de tus miradas…-Javier se sonrojó ante esta revelación del ser amado-Y…Me da cosa decirlo…Tú me gustas mucho…

-¡Oh, César!. ¿De verdad?

-Sí…¿Tú me quieres?

-Yo  te quiero…

César miraba al suelo, como avergonzado. Todo parecía un sueño cumplido. Javier fue a besarle. Cuando fue a juntar sus labios, César le empujó. Javier cayó al suelo.

-¡Inocente, inocente!- Un grupo de compañeros surgió del interior de un armario, otros de detrás de una puerta- ¡Javi maricón! ¡Javi maricón!

Javier estaba en suelo, no tenía fuerzas para levantarse. Sus compañeros le señalaban con el dedo índice. Le insultaban. Le tachaban de enfermo. Le decían invertido. César se reía a su costa. Javier comenzó a llorar. Aquel día, Javier recibió la peor inocentada de su vida…

Gléz-Serna


Responses

  1. Hay un pequeño matiz que yo diferencio, el de inocentada y el de putada, y creo que el xavalito este, Cesar es un cabron de mucho cuidado, da gusto ver como en el día a día la gente juega con los sentimientos de los demás, como si el corazón fuera una bolsa de pipas que se abre, se come y se tira… asi nos va a todos, hasta que no seamos capaces de darnos cuenta de la importancia de tener un corazón entre los dedos, nunca tendremos la sensibilidad suficiente como para no darñarlo.
    Una historia triste, pero reflexiva.
    Tanti baci!

    • Hoy, pensando en el día de los inocentes, me di cuenta que muchas veces los niños son crueles. Ademas es como tu dices, gente como Cesar juegan con los sentimientos de los demas, sin miramientos ninguno. Es dificil encontrar a gente comprensiva, gente que valora el amor y sus sentimientos, que los respeta de verdad. Pero lo que mas gracia me hace, es que gente como Cesar, luego son los que de verdad sufren en su vida. Nadie los quiere y no saben amar de verdad…

      Un saludo y mil gracias¡¡¡


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: