Posteado por: entremildudas | diciembre 29, 2009

La concha de Concha… (Participante en “I Certamen Relatos Eróticos” de www.erotikamente.es)

Concha extrajo la botella, de anís del mono, del mueble bar. Concha estaba desnuda, de cuerpo y  alma. Concha estaba tierna, y su concha aún más.

Concha bebía a morro, sin miedo. Tenía una gran habilidad con la bebida. Había abierto la botella, y estaba dispuesta a terminársela. Tenía la intención de conciliar el sueño con el alcohol, sumergirse en sueños ebrios, etílicos.

Concha se sentó en su sofá. Apagó el cigarrillo, apurado hasta la boquilla. Comenzó a masajearse los senos.  Tenía un físico portentoso. Concha era una mujer fatal. Con una mano se masajeaba, con la otra se aferraba a la botella de anís como si fuera el mejor nabo del mundo. Entonces pensó, malpensó. Hizo gala de su famosa apertura de piernas. Mostró su sexo. Su coño era esplendoroso. Una apertura hacia el placer absoluto. Se introdujo un dedo. Después fueron dos. Concha vibraba con intensidad. Mientras, seguía bebiendo sin control, como su placer. Terminó el anís con un infinito buche. Se detuvo a observar la etiqueta de la botella, ese simio que le daba nombre a la marca, la estrelló contra el suelo.

Concha cortó su masturbación. Se levantó. Fue a la cocina. Volvió con un cubito  de hielo.

Volvió a su apertura de piernas. Se introdujo los dedos de nuevo, reanudó el placer. Entonces, comenzó a rozar el cubito por su sexo. Sentía el frío contacto del hielo. Lo paseaba con tranquilidad, le mostraba a su concha que placer le deparaba. Jugó sin cesar con el cubito. Concha decidió cambiar de orificio, comenzó a introducirlo, con cuidado, en su ano. Sintió un frio interior, el morbo crecía sin parar, y el placer aún más. Empujó el cubito todo lo profundo que pudo, la longitud de su dedo. Concha sudaba. La boca abierta. Volvió a meterse los dedos en el coño. Un placer combinado, el del masaje  y el de  aquel frío anal, sentía la división del orgasmo. Cuando se corrió, Concha sintió un doble placer, uno por orificio. Se lamió los dedos, impregnados de su ser. Se fumó un cigarro y se acostó, esperando el nuevo día…

Gléz-Serna


Responses

  1. uff, necesito un hielo!!! q calor… esto cada dia se pone mas “interesante”

    • Jajaja, gracias!!. Yo te daría un cubito, pero se me han terminado…xD

  2. Osado y atrevido, incisivo si cabe. El amor al igual que el sexo posee multitud de matices.
    Me ha gustado tu blog, tendré que ir dándome más paseos por aquí.

    Ánimos y buen comienzo de año.

    LoCoDaTaR SL

    • Mil gracias por tu opinion eduard. El sexo y el amor tienen multitud de opciones, da mucho de sí para escribir…xD

      Un saludo

  3. Me viene a la mente la escena del cubito de hielo de 9 semanas y media…

    No he probado nunca si un cubito de hielo da placer o no…, aunque tampoco tengo mucha experiencia en sexo anal…

    Habrá que probar!

    • Da placer, es muy interesante. Te lo recomiendo. xD

      Un saludo

  4. […] – Gléz-Serna con “La concha de Concha”. […]

  5. […] – Gléz-Serna con “La concha de Concha”. […]

  6. […] – Gléz-Serna con “La concha de Concha”. […]

  7. […] – Gléz-Serna con “La concha de Concha”. […]

  8. […] – Gléz-Serna con “La concha de Concha”. […]

  9. […] – Gléz-Serna con “La concha de Concha”. […]

  10. […] – Gléz-Serna con “La concha de Concha”. […]

  11. Gléz-Serna con “La concha de Concha”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: