Posteado por: entremildudas | diciembre 29, 2009

Sexo en el ascensor…

Boni llamó al ascensor. Estaba enfadado. Había discutido de nuevo con su novio. Por momentos se hartaba de él. Por culpa de la ley anti tabaco, Boni pretendía bajar  a la calle a fumar, ya que estaba prohibido dentro del hotel.

Piiiiiiiiim puuuuum. El ascensor llegó. Era uno de esos exteriores, de cristal. Permitía obtener una buena visión de la ciudad. Un botones le invitó a pasar dentro. Era un hotel caro, lo que conlleva un ejército de botones, todos guapísimos, con su uniforme rojo.

-¿A qué planta desea ir el caballero?

-A la principal, por favor…

El botones pulsó el número. El ascensor bajaba lentamente. Ellos estaban solos. Uno frente al otro. Se miraban. Boni pensó, que quizás era mejor un polvo, y ya luego fumaría el cigarro. Miró con una mirada indiscreta al botones. Desde luego, sería la mejor forma de vengarse de su novio. Estaba resentido por la discusión mantenida minutos antes.

Boni se acercó un poco, esperó, no pasó nada. Volvió a aproximarse otro poco, esperó, no pasó nada. Nuevamente se puso un poco más cerca, esperó, no pasó nada. Entonces ya sólo faltaba un paso entre ambos. El botones apoyado en el cristal, uno frente al otro, separado por centímetros. Boni alargó un brazo, apoyándolo en la pared.

-¿Qué servicios se incluyen en tu contrato?

-El de botones…Aquí en el ascensor…

-¿Incluye el de satisfacer a un cliente necesitado?

Boni acercó sus labios al oído del otro. Era evidente que el mozo aceptaba el deseado coito, puesto que no había protestado. Boni volvió a preguntar, susurrando al oído.

-¿Qué dices?. Nadie se enterará, te lo prometo. Eres guapísimo…

Entonces Boni pulsó el interruptor de parada. Entre la octava  y la séptima planta fue el lugar. Con el frenazo que dio el ascensor al parar, al botones se le cayó el sombrerito al suelo. Boni sonrió con malicia, pensaba en las maldades que le haría allí mismo. Se desnudaron. No tardaron en empañarse las cristaleras del ascensor. Se había convertido en una sauna. Se abrazaron. Se besaron. Se penetraron. Las manos dejaban huellas en el cristal empañado, huellas que se deslizaban sin dirección.

Piiiiiiiiim puuuum. El ascensor se abrió. Era la primera planta. Boni apoyado en un extremo del ascensor, el botones en el otro. Se miraban. Boni salió del ascensor, se detuvo de repente, volvió dentro.

-Oye…que gracias por el viaje…

Se dieron un último pico. Boni salió con decisión. Las ganas de fumar no se le habían quitado, pero sí el enfado con su novio…

Gléz-Serna


Responses

  1. jajaja no veas con la venganza, eso es servirla en plato caliente, caliente :p
    no seré yo el q enfade a Boni, porque no veas como se las gasta!

  2. uis, Boni es un elemento de los buenos!!xD
    Pero estoy seguro de que se puede pasar un buen rato con él…xD

  3. jajajajajaja, no me lo puedo creer!
    q morbazo el ascensor…
    tu imaginación no tiene limites!

    • Jajaja, gracias!!, has conseguido sonrojarme…(Y mira que tengo poca vergüenza…xD)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: