Posteado por: entremildudas | enero 1, 2010

Sexo en el pub

La noche pintaba divertida. Copas de más. La gente abarrotaba el pub. Entonces entró aquel chaval, lo conocía de vista. No sé que  tenía de especial,  sus pintas de chulo puede que sea la razón. Tema que me confirmaron tras unas averiguaciones. Su culo me gustó. Siempre me había atraído, pero el alcohol aumentó la sensación.

Le seguía con la vista, me alegraba la vista. Se movía mucho por el interior del bar, cada vez que pasaba cerca mía se me escapaba un “Oi,oi,oi´´ o un “Ay, por Dios…´´. No podía evitarlo, no sé si me escuchó, pero si lo hizo me dio igual.

Las horas pasaban. Las  copas se sumaban, y cuando se bebe mucho, pasa algo inevitable, aumentan las ganas de orinar. Fui incontables veces al baño. Lo que no me podía imaginar era lo siguiente:

Llegué a la puerta del baño, estaba entre abierta. Lo supuse libre. Abrí la puerta y entré. Entonces lo vi. El chaval estaba meando. Me miró. Yo lo miré, luego miré su falo, que aguantado por su mano soltaba un líquido dorado. No supe que hacer, pero al momento lo decidí. Total, de perdidos al río.

Sonreí, él me imitó. Me constaba que tenía novia, que era hetero. Su novia estaba a pocos metros de nosotros, al otro lado de la pared, en la pista de baile. No sé como ocurrió, porque el alcohol borra parte de mis recuerdos, pero al instante estaba metiéndole mano. Fui a besarle, me separó de un empujón.

-Shhhh. Sin mariconeo…

Le obedecí. Acepté satisfacerle sin “mariconeo´´. Sin besos, sin preliminares, me agaché. No hacía falta bajarle los pantalones, porque te recuerdo que la tenía fuera de antes. Mis manos agarraron sus glúteos, al menos tenía intención de palpar. Aunque quería mi sumisión, que fuera su puta, no estaba dispuesto a renunciar a ciertos derechos. Por eso seguía acariciando su culo, su torso y sus lumbares, también sus piernas, y por supuesto, sus testículos y polla. Él ni se dignó a hacerme alguna caricia, ni siquiera un gesto cortés. Era un chulo, y se morirá siendo un chulo. Y los chulos son peligrosos, porque nos chulean. Se la lamí con gusto, el gusto de ser sometido por un rato, el gusto de saber que su novia estaba a escasos metros, el gusto de que nadie lo sabría.

-¿Te gusta mi polla?- Me preguntó. Yo  la saqué un momento de mi boca.

-Me encanta-Me la volví a meter, seguí jugando con ella. He de decirte que le mentí, no era nada del otro mundo.

Cuando terminé me incorporé. Nos recompusimos. Me tendió la mano.

-Gracias tío- Resultó ser un chulo agradecido.

-De nada…

Gléz-Serna


Responses

  1. es de bien nacido el ser agradecido…xD

  2. Claro…Encima de que le alegro la noche al muchacho, para que se olvide de la frigida de la novia…Qué menos que darme las gracias…xD

    Mas quisiera yo que fuera verdad!!!!.Jajaja

    SuperPé, eres la mejonnnnn

  3. que bueno…
    y que real !

    • Mil gracias guss. Ahí se esconde el truco, en la realidad…Quien sabe cuanta verdad esconde….xD


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: