Posteado por: entremildudas | enero 11, 2010

Sexo en el teatro

El teatro me encanta. Suelo frecuentarlo. Aquella noche representaban una obra muy original. Trataba sobre dos albañiles que hablaban sobre sus problemas. Un guión fenomenal, ágil y frenético. Disfrutaba mucho. Pero por fuerzas mayores me perdí el final.

Mi butaca se encontraba en tercera fila. Justo a mi izquierda estaba el pasillo. Al otro lado del pasillo, sentado, un chaval de mi edad, aproximadamente. Parecía que estaba con un amigo, puede que con su novio, me daba igual. Mi atención se desviaba continuamente hacia aquel lugar. Tenía el pelo negro, rizado, muy rizado. Un mechón le caía sobre la frente, como por descuido. Los ojos eran marrones. Las piernas cruzadas, de forma magistral. Una mano caída sobre la rodilla. Tenía  mucha pluma. Me pareció verle cierto parecido con Mika, aquel que me conoce sabe que ese cantante me vuelve loco, por su música y por su físico. Sentía mucha presión en mi bragueta. Mi polla luchaba por salir, se debatía contra los calzoncillos, contra la dureza de los vaqueros. Me imaginaba en el escenario, fornicando con aquel chaval, haciendo teatro carnal, sexual.

Entonces, vi mi oportunidad. Mi amado se levantó, se dirigió fuera de la sala. Me incorporé y fui tras él. No podía dejar escapar el momento. Decidí seguirlo a donde fuera, incluso al fin del mundo. Se metió en el baño, le imité. Me puse en el urinario de al lado. Le miré. Luego miré su miembro. Terminamos. Cuando se la guardó me abalancé sobre él. Le besé con furia. Le mordí los labios con rabia. Abrí de una patada uno de los servicios individuales. Entramos. Cerré el pestillo. Nos acariciamos. Nuestras manos buscaban las respectivas pollas. Nos las tocamos.  Pusimos nuestros nabos a tono. Le levanté su rizado pelo, escarbando con mis dedos. Nos bajamos los pantalones, los calzoncillos. Nos follamos. Lo hicimos con virulencia. Primero él a mí. Luego, yo a él. Los envites eran rápidos e intensos. Gemíamos con rabia. Se tenía que oír todo desde fuera de los servicios. Nos daba igual. Nos corrimos uno dentro del otro. Reanudamos los besos. Eran largos. Nuestras lenguas se batían una contra la otra. Era una lucha entre titanes.

Los aplausos nos indicaron el fin de la obra y el fin del polvo…

Gléz-Serna


Responses

  1. Muy bueno,excitante, bestial…

    Esa es una buena excusa para perderse el final de una obra😉

  2. Muy bonito eh! osea, yo actuando y tu tirandote a algn en los baños!! la ultima vez q t doy entradas xD

    • Querido Fiory, si tu actuaras no podria distraerme con nada…Te lo garantizo!!! Eso sí, si tu personaje ha terminado en la historia o se ausenta del escenario…No disicuto que pueda distraerme…xD

      Muaks

  3. hola muy bueno.
    Mas emoción para no faltar al teatro.

    • Claro, la cultura es muy importante…xD

      Mil gracias por opinar!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: