Posteado por: entremildudas | enero 16, 2010

Sexo de una noche ( 3ª Parte)

Había pasado una semana y Raúl seguía en mi piso. Durante seis noches follamos con intensidad, en primer lugar, y en segundo nos dedicábamos a acariciarnos, a profundizar en nuestros corazones. Durante siete días no salí de casa. Le preparaba la comida a Raúl, esperando su vuelta del trabajo. Lavaba su ropa. Nos duchábamos en compañía. Fue un verdadero idilio para mí.

No hablábamos sobre el futuro. Era inevitable tratar ese asunto, confirmar si intentaríamos una relación o sólo se trataba de una aventura loca y descarada. En la noche del séptimo día decidí afrontar esta cuestión.  Estábamos sentados en la mesa. Cenábamos pescado, acompañado por vino blanco. Comíamos en silencio.

-Raúl…

-Dime.

-Creo que deberíamos hablar sobre nosotros, de  nuestros intereses. Tú ya sabes los míos.

Raúl dejó de comer. Bebió un poco de vino.

-Mira Dani, debes  pensar una cosa. Me encantaría seguir conociéndote, de veras, pero eres consciente de que paso temporadas en Madrid, por mi trabajo…

-Lo sé, y aunque no me gustan las distancias en una relación, estoy dispuesto a asumirlo.

-Vale. Quiero que sepas que no me fío de la fidelidad masculina. Los tíos somos todos iguales…

Empecé a alterarme. Encendí un cigarrillo.

-Raúl, de eso ya hemos hablado, tío. Sabes que no todo el mundo es igual…¡Y si te ponen los cuernos, te los pone igual un tío que una tía! ¡Joder! ¡Te los pueden poner en tus propias narices, no hace falta irse a Madrid!

-No te enfades. Yo pretendo una amistad, con derecho a roce…

No contesté.

-Quiero que me seas fiel. Además, que sepas que en Madrid ya tengo un folloamigo y mi intención es tener otro aquí, para cuando trabaje en Sevilla….

-¿Eso quieres?

-Sí.

Me sentí traicionado, por momentos. Cuando leyó mi relato, me confesó que entendía mis ideales, que estaba dispuesto a seguirlos. ¡Mentiroso! ¡Cabrón hijo de puta!. Apagué el cigarrillo sobre el plato. Sonreí, fingiendo y dispuesto a interpretar mi mejor actuación. Despejé la mesa, tirando los platos al suelo. Le besé. Lo hice con toda mi fuerza. Estaba decidido a vengarme, una venganza del mismo calibre que el daño que me estaba haciendo, usarlo como un clínex. Reducirlo a un polvo cualquiera, a una polla más de la lista. Decidí pagarle con mi indiferencia. Le desnudé. El gilipollas de Raúl reía, parecía feliz. No era consciente de que lo estaba mandando a la mierda con aquel polvo. Le acaricié con fuerza. Le arañé la espalda con mis uñas, como una gata. Le mordí el hombro, el cuello, hasta que gimió de dolor y de placer. Lo tumbé en la mesa. Le peté el culo con todas mis fuerzas. Con cada envite intentaba atravesarlo, como si quisiera sacársela por la boca. Le empalé con rabia desatada. Raúl se revolvió un poco, protestando por el dolor. Le agarré las manos, inmovilizándolo, y continué bombeando. Le volví a morder el hombro, marcando mis dientes. Me corrí dando un último empujón, metida hasta el final.

Encendí un segundo cigarrillo. Me asomé al balcón, desnudo y dándole la espalda, mostrándole mi culo.

-Raúl, vete aquí.

-Pero Dani…

-¡He dicho que te vayas!

Volví a su lado. Le agarré del brazo. Lo eché por la fuerza de mi piso. Daba golpes en la puerta. Me suplicaba desnudo que le devolviera su ropa. Yo no quería tener nada de él en mi propiedad, en mi corazón. Recogí sus pertenencias y las tiré por el balcón. Me acerqué a la puerta.

-Raúl, tus cosas están en la calle.

Me encendí un tercer cigarro y me asomé al balcón. Fumé con indiferencia mientras veía como recogía sus cosas, se vestía y se iba…

Gléz-Serna


Responses

  1. ¿Y tiras la ropa? Yo la hubiera quemado o algo jiji, los mentirosos son los peores, y sentirse utilizado da una sensación de impotencia tan terrible… que repito: hubiera quemado la ropa :p y su hubiera sido con el dentro de ella, mejor xD
    Ole por esos finales impredecibles, un bacio sevillano!!!

    • Eso digo yo, que estupido. Debería meterle fuego a la ropa y tirarla ardiendo por el balcón. Que se tuviera que ir a su casa desnudo…xD

      Mil gracias Fiory. Muaks

  2. Este relato me ha dejado el dulce sabor de la venganza en los labios. ¡Muy bien!

    • Ahí, ahí. Venganza contra el sexo masculino( en su medida justa, que conste, a ver si nos vamos a quedar sin tios…xD)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: