Posteado por: entremildudas | enero 29, 2010

Hambre de sexo ( 3ª Parte)

Conducía mi coche por la autopista. Circulaba a cuarenta kilómetros más de lo permitido. Buscaba huecos entre el tráfico, metiéndome por ellos. Adelantando todo lo posible. Parecíamos un rebaño de gilipollas que acaba de salir de trabajar. Mi polla estaba erecta. Sentía una presión infernal dentro de los vaqueros, en mi entrepierna. Una erección fatal. Llevaba horas empalmado. Los huevos estaban duros, como la piedra, estaban cargados. Mi polla estaba deseando ver la luz, lo suplicaba, ver la luz para sumergirse en un culo. Quería meterla en la calidez anal de quien se dejara. Mi nabo era un arma, cargada, sin seguro, esperando que alguien apretase el gatillo, para comenzar a disparar semen a una víctima inocente. Pisé aún más el acelerador.

Salí de la autopista y me metí en la ciudad. Me salté semáforos, cedas, stops y toda norma de tráfico. Incluso circulé en dirección contraria por atajar un poco. Tuve suerte y aparqué casi en la puerta de mi edificio.

Abrí el portal, comencé a subir las escaleras. Renuncié al ascensor por no perder tiempo. Necesitaba follar urgentemente. En el segundo piso me encontré a la vieja asquerosa que vivía allí. Su única preocupación era cotillear a los demás, y ver quien sube y baja. Se puso en mi camino. No la saludé. No podía parar. La empujé, metiéndola dentro de su piso. Gritó, y me alagó con varios insultos. Me la suda. Continué mi camino. Llegué al cuarto piso. Busqué la puerta G, la mía. Abrí y cerré tras de mí, con un fuerte portazo.

El salón estaba en silencio, la televisión apagada. Mi víctima, la de mi polla, no se encontraba allí. Me llegó a la nariz un olor, era bueno. Comida. Me dirigí hacia la cocina. Entré. Allí estaba  mi objetivo. Mi novio estaba preparando la cena. Me daba la espalda.

-Hola, cariño. ¿Qué tal el día?

No contesté. Mi novio me volvió a dar la espalda, siguió con su tarea. Su culo se me insinuaba terriblemente. Mi polla me suplicaba follar en ese instante. Un hombre no puede reprimir a su polla. Me bajé los pantalones y me acerqué por detrás. Le besé la nuca, la oreja, el cuello. Mi pecho chocó contra su espalda. Le desnudé de cintura para abajo.

-Oye, Dani, ahora no…Estoy preparando la comida…

-¡Al carajo la comida!

Agarré a mi novio y comencé a follármelo sobre la mesa de la cocina. Fue un polvo egoísta. No me detuve en su placer, sólo en saciar el hambre de sexo de mi polla. Mi aparato comenzó a bombear con fuerza. Cada envite desplazaba la mesa unos centímetros.  No intenté retrasar mi orgasmo. La bestia sexual me dominaba y la dejé hacer. Mis huevos chocaban con fuerza contra sus nalgas, cada vez que la polla se sumergía al fondo. Me llegó olor a quemado.

-¡La cena!

Mi novio intentó separarse de mi polla. Lo impedí agarrándolo con furia. Estaba obligado a terminar ese polvo, aunque muriésemos en un incendio. Mi polla me anunció la lefa. Un cosquilleo recorrió mis muslos, haciendo que las rodillas me temblaran. El cosquilleo subió por la columna. Mi cabeza miró hacia el techo. La boca abierta apenas podía gemir. Un último envite. Me corrí, fue una corrida larguísima. Todo el semen acumulado impregnó el interior de su ano, de su recto. Parecía que no pararía de soltar semen. Pero se acabó. Me la saqué.

Corrí hacia el fuego, retiré la olla. La destapé y encontré una especie de masa roja requemada. Apestaba terriblemente. Se podía ver una costra negra en el fondo. Cerré con asco.

-¿Qué era?-Pregunté.

-Cazón con tomate.

-Mmm, qué rico…

– ¡Joder! ¡Todo por tus putas ganas de follar! ¡Te podías esperar un rato, comemos y luego echamos un polvo, ostias! ¡A ver qué coño cenamos ahora!

-Tú no lo sé, pero yo me conformo con tu polla…

Gléz-Serna


Responses

  1. La polla manda. La cena no sólo podía, es que debía esperar.

    • Sí, llevas razón. el hambre de sexo es más importante que el otro…xD

  2. Con lo mal cocinero q soy yo, no necesito eso para q se me queme la comida xD
    Aunk no veas como aprieta el pantalón cuando el calor llega….
    bss wapo!!

  3. Seguro que cocinas divinamente.

    Ni te cuento como aprieta el pantalón más de una vez…xD

    Besoooooos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: