Posteado por: entremildudas | enero 31, 2010

Sexo en el cine

Todo ocurrió en el cine. Uno de los más conocidos de Sevilla. Fui con unos amigos. En la sala no había mucha gente. Pero  a mi lado se sentaron dos tipos. Nada fuera de lo común. Aunque admito que tenían un polvo. La peli empezó, no era gran cosa. Entonces mi atención se centró en mis vecinos de butaca. Pegué mi brazo al que estaba a mi lado, buscando contacto físico. Le miré descaradamente. Giró su cabeza hacia mí. Bajé los ojos hasta su entrepierna. Sonreí. Volví a mirar sus ojos. Mantuvimos la mirada. El pacto estaba sellado.

No me importó que mis amigos lo vieran todo. Están acostumbrados a mi instinto sexual, depredador. Me puse de rodillas. Comencé a mamársela a mi vecino. Tenía una buena polla. A la vez, mi mano pajeaba al acompañante de este. Dos pollas para mí solito, qué más podía pedir. Mi boca se desplazaba de un nabo al otro. Mi lengua acarició sus testículos. Recogí el semen de uno, al poco el del otro. Me sentó la lefa como la gasolina que es para mí, genial. El semen probablemente sea el mejor reconstituyente. Es una droga, cuanto más tragas más necesitas. En fin, al menos amorticé el precio de la entrada del cine, ya que la película era una gran cagada…

Gléz-Serna


Responses

  1. Tengo buenos recuerdos del cine, y no precisamente de algunas peliculas😀

  2. Pero si ni siquiera viste la película!!! cómo ibas a saber si era buena o mala? xD


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: