Posteado por: entremildudas | febrero 1, 2010

Sexo y absenta

Entré en un bar de mala muerte. Dentro había una serie de personajes alternativos, un muestrario. Necesitaba una borrachera barata, conozco un método ideal para ello. Un litro de cerveza y después, absenta. Pedí tres tercios de cerveza. Me los bebí rápido, sin dejar que se calentaran. La gélida y amarga cerveza me sentó genial. Luego, llamé al camarero.

-Póngame un chupito de absenta…

Me lo sirvió. Lo cogí y fue directo al gaznate.

-Otro.

Me lo bebí sin pensármelo dos veces. Encendí un cigarro. Tocaba hacer una pausa, para ir sintiendo los efectos. Fui a mear. Me la saqué. Me empezaba a tambalear. Aquello iba como la seda. El chorro comenzó a caer. Miré al frente. Unos grafitis azules. Parpadeé. Los grafitis se volvieron rojos. La absenta es fuerte, no apta para cardíacos. Para alguien con ganas de una borrachera rápida, es ideal y económica. Pero hay que dejar pasar tiempo entre el segundo y el tercer trago, para evaluar la situación. Si te pasas con ella te quedas KO. Yo estaba en fase de alucinaciones. Pero aún podría resistir más. Volví a la barra.

-¡Perdona! Póngame otro chu…-No me hizo falta terminar. El camarero se me adelantó. Me sirvió el tercero.

Tragué y pagué. Ahora todo funcionaba mejor. Me podría follar cualquier cosa que se dejara. Mi estado me haría verlo con un cuerpo precioso. Salí y no tuve que andar mucho para llegar a una de las discotecas de ambiente, de nombre griego,  por no variar. Se trataba de un clásico en Sevilla. Entré. La música se me clavaba en el cerebro, pero sólo al principio. Alguno tan borracho como yo, o con muy mal gusto, se fijó en mí. Nos besamos. Me costó hacerlo. Me parecía que su boca se movía en el último momento, mis besos iban a parar a otra parte de su cara. El flash de la discoteca me hacía verlo todo como por fotogramas, a cámara lenta. Supongo que sabes a lo que me refiero. La vista va y viene, y si estás mamado todo es peor. Menos mal que el tiazo no tardó en sacarme de allí. Me preguntó si íbamos a mi coche. Le respondí que no, mejor en el suyo o en otro lado, las aceras me encantan. No podría ni arrancar mi coche, en ese estado. Nos fuimos al suyo. No recuerdo cómo llegamos a un escampado, nuestro picadero. Volvimos a los besos torpes. Mis manos no podían acariciarlo en condiciones. No pude evaluar bien su físico. Me dio igual. Un envase con un condón dentro emergió de mis vaqueros. Se elevó flotando, hasta la altura de nuestros ojos. Se abrió solo. Luego, el condón bajó hasta mi polla, erecta en su plenitud. Abarcó mi polla. Todo lo hizo solo el condón. Por lo menos eso me pareció.

Mi polla ya estaba con el traje de noche puesto, dispuesta al baile. Comencé a metérsela al maromo. Pero mis movimientos eran torpes y me derrumbé sobre él. Todo me daba vueltas. Aún así, mi polla quería terminar su trabajo. Menos mal que mi ligue estaba en mejores condiciones. Tomó la iniciativa. Me sentó en el asiento. Se puso en cuclillas sobre mí y empezó a subir y bajar por mi polla. Mi polla desaparecía en su culo, para volver a emerger. Al ritmo deseado por el chulo. No recuerdo bien su cara, pero me parece que tenía pintas de niñato, no sé. Todo me daba vueltas, te lo repito. El alcohol estaba mezclado con el placer, las alucinaciones con el clímax. Mi semen llenó el condón. Me lo quité y lo tiré por la ventanilla. Me dormí en el asiento. Luego, me despertó el tío, ahora estábamos en el centro. Prácticamente me tiró del coche. Desterrado de su lado, comencé a caminar, sin dirección. Encontré un banco. Me senté. Me tumbé. Me dormí…

Gléz-Serna


Responses

  1. Cuando te llamen de una ditorial para publicarte los relatos y te pidan que les mandes tu top ten, no te olvides de enviar este. Brillante.

    • Jajaja. Ojalá me llamara alguna…Me alegro de que te gustara.

      Un beso

  2. Yo tengo una experidencia con absenta demasiado…. no he vuelvo a probar alcohol por su culpa desde el no-fin-de-año de finales de noviembre jiji

    • Este relato, lo que dice que voy a mear al baño y los grafitis me cambian de color es verídico. Me ocurrió hace años. Yo la consumía casi todos los fines de semana. Una noche me tomé más de la cuenta, y te aseguro que los colores eran diferentes cada vez que parpadeaba…Desde entonces no la pruebo…xD

      Un beso

  3. absenta e ítaca… mala combinación

    • Jajaja Que adivinas eres….Jajaja, Ahora todas saben que era Itaca…jajaja

      Un beso


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: