Posteado por: entremildudas | febrero 25, 2010

Las aventuras de Nena Palote y su cipote

Bueno, empiezo mi andadura por aquí. Todo tratará sobre aventuras mías, por eso el nombre de “ Las aventuras de Nena Palote y su cipote´´. Ya que ayer mi amigo Gléz-Serna me pidió que le cubriera en su blog durante unos días, no me queda más remedio que soltar mis chorradas. Ayer mismo tuve una aventura…Algo muy, muy esperpéntico, muy de Nena Palote…

Un señor se acercó a mí. Atractivo, pero no demasiado, ya las arrugas eran visibles. Le hubiera recomendado botox, que se lleva ahora. Dicen que funciona a las mil maravillas(Esto me lo han contado, no pienses que he tenido que recurrir a ello…)

-Eres guapa…-Fue su saludo.

-Lo sé, maricón.

-Me gustan como tú, joven pero muy señorona.

-Señorita, si no te importa…-Le miré con mala cara, yo tengo veinticinco añitos solamente. Aunque oficialmente hace ya unos años que no digo mi edad…Una ya tiene que ir recortándose años del DNI.

-Me pones un montón. Te he visto cantar copla, eres muy folklórica…

-La que más…Para cantar copla hay que ser una de dos,  maricón o bollera.

-Te haría mi querida, me encantaría…-Una no puede dejar escapar la posibilidad de convertirse en una mantenida. La crisis es muy mala, y  una ayuda extra para el alquiler y comprar ropa nunca está nada mal…

-¿Si?

-Sí…-Se acercó a mis labios con los suyos- Quiero que seas mi putita…

-¡Oye, sin faltar! Yo de puta poquito…Para ser puta hay que cobrar…y yo no cobro…Eso sí, una ayudita para llegar a fin de mes es otro asunto…-Le guiñé el ojo. No es que tenga nada en contra de las putas, yo misma lo he sido, pero no me gustó nada su forma de decir “putita´´.

Tras un rato más de charlatanería, fuimos a mi piso. Nos desnudamos. Mi polla estaba empalmada. Cuando la vio sus ojos se desorbitaron:

-¡Joder, que polla tienes!

-¿Maricón, por qué piensas que me llaman Nena Palote? Pues por mi cipote…

-Menos mal que soy activo, muy activo…

-Ah, no importa, yo soy versátil. Me adapto a todo…

Después de un tonteo(nada del otro mundo con sus caricias, por cierto) y de confesarme que tenía cincuenta años, mujer, tres hijos(uno muy maricón según su él), casa en la playa y un buen puesto de trabajo como alto funcionario se predispuso a follarme. Yo me puse a cuatro patas. Muy a lo perrito fue el asunto. Él estaba de pie, yo a gatas en la cama. Una pierna suya sobre la cama y la otra en el suelo, muy de macho él. Me lubricó el culo. Introdujo unos dedos en mi agujero de la pasión. Se me abrió totalmente, pidiendo carne inyectada. Me la comenzó a meter, sólo la cabeza. Pero ocurrió algo singular, que nunca me había pasado, cuando intentaba seguir introduciendo nabo se le doblaba, como blanda. Él se peleaba con su polla, que perdía fuerza por momentos. Cambiamos de postura, intentábamos todas las que se nos ocurría. Nada, no era capaz de follarme:

-No sé lo que me pasa…-Se excusó abochornado, el muy maricón.

-¿Será cosa de la edad?

Me di cuenta de que me había pasado tres pueblos con el comentario. Decidí arreglar el asunto con una mamada de las buenas. Tuve un buen maestro en felaciones, mi amigo Gléz-Serna( aprovecho para mandarte un saludo y decirte que espero que vuelvas pronto, maricón). Se la lamí con gusto, fingido, claro está. Se corrió.

Tras un cigarrito de postre, se comenzó a vestir. Puso un billete de cincuenta euros sobre mi mesita de noche Ikea.

-¿Sólo eso, maricón?

-¿No decías que no eras puta y que no cobrabas por el sexo?

-Sí, dije eso, y también dije que una ayudita es otra cosa…Este mes quiero comprarme algunos buenos modelitos…Una tiene que ponerse guapa…La que vale, vale…¡No seas tacaño, maricón, y dame otro billetito de esos!

El tipo se comportó y puso otro billete. Se fue de mi piso, por ahí. Quizá no lo vuelva a ver más, pero en todo caso, cien euritos que me gané así como quien no quiere la cosa…¿No crees, maricón?. Ahora toca dormir un poco. Mañana me han invitado a una party de las buenas en la casa de unos chavales, “Los Chungos´´ parece ser que se llaman. Un amigo que habla de follar, y muy bien que lo hace, me ha invitado. ¿Estaré a la altura yo, Nena Palote, y mi famoso cipote?

Nena Palote


Responses

  1. […] Gléz-Serna y Nena Palote tuvieron el detalle de acompañarnos. Sentí miedo cuando me dijeron que no se perderían una noche así. […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: