Posteado por: entremildudas | marzo 11, 2010

Las aventuras de Nena Palote y su cipote ( 9ª Parte)

Dormí dos días seguidos después del polvo con Miguel (el doble de Imanol Arias), no porque me doliera el cuerpo del tremendo polvo que echamos, sino para no enamorarme. Me vi obligada a suspender las actuaciones de ambas noches, incluso. No me apetece que Miguel se convierta en mi vigesimoprimer novio. Pero Nena Palote tiene corazón, no te pienses que no, maricón.

El destino es tan caprichoso que si salía a la calle o a actuar me lo encontraría. Estoy segura de ello. ¡Incluso me perdí mi misa semanal!. Esto no te lo digo porque yo sea muy devota de Cristo. Mi devoción es por el cura de mi barrio. ¡Está buenísimo!. Me encanta acercarme a comulgar para que me dé una hostia, de las consagradas. De vez en cuando también confieso, por oír su voz en intimidad. Quizá un día le meta mano, a ver qué pasa. Puede que ese día la hostia que me dé no sea de las consagradas. No obstante mi amigo Gléz-Serna se tiró a un cura una vez, dentro de un confesionario. ¿Podría tener yo la misma suerte?. En fin, mucha competencia no tengo, ya que sólo van viejas a misa, y a no ser que le molen octogenarias tengo bastante ventaja. Al fin al cabo el pobre también tiene polla, y pluma, así que espero que sea maricón.

El pescadero de mi barrio también me parece maricón. Frecuento su negocio para comprar acedias y pijotas, el pescado más vulgar, como yo.  Siempre nos decimos lo mismo:

-¿Nena, qué te pongo?

-Me pones cachonda, miarma…

Reímos los dos. Todo muy dinámico y con olor a pescado.

El carnicero también tiene su morbo. Me encanta como hace pom-pom con su cuchillo al cortar la carne. Una mata de pelo le asoma por la camisa. Fue legionario, pero no de los legionarios de Cristo, sino de los de la cabra. Tiene novio. Quieren casarse por la iglesia, pero todavía no han podido. Imagino que los curas no les dan permiso. Me gusta pedirle carne en barra o polla fileteada, pero siempre me dice que no le queda… Una lástima, maricón, porque tiene uno de esos polvos castizos. Seguramente una abuela mojaría las bragas al verle cortar la carne, pom-pom.

La panadera es una sosa de cuidado y una cotilla en toda regla. Su marido le pone los cuernos continuamente, conmigo incluso. No la soporto por cotilla. Se quiere enterar de todo, la maruja. Por eso me follé a su marido. Cualquier día le suelto como se la metí a su señor esposo, y como gozó, que todo hay que decirlo…

Al no salir de casa estos dos días no me ha pasado nada interesante. Por eso os hablo de mi barrio. No obstante ya voy a terminar mi periodo de aislamiento. Seguro que pronto me ocurre algo esperpéntico, maricón. Soy experta en ello…

Nena Palote


Responses

  1. Interesante conocer el ambiente de nena palote, su barrio,su cura,el pescadreo y carnicero… todo un ejmeplo de sencillez, di que sí😀

    • jajaja, era una forma de contar como es su barrio y vencindad….xDjajajaja

      un beso muy fuerte, Fiory

  2. vivan las historias de barrio de nena palote!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: