Posteado por: entremildudas | julio 1, 2010

Las infidelidades de Mamá…

-¡Niños, la merienda!

Susana llamó a sus hijos desde la puerta del jardín. Los dos niños jugaban en la piscina. Tendrían unos doce o trece  años y eran gemelos.

-¡Mario! ¡Javi! ¡Venid, coño!

Dos niños salieron corriendo desde la piscina, a través del césped inglés. La madre les mostró una bandeja con dos vasos de zumo y galletas.

-Venga, a comer… -Susana encendió un cigarro. Llevaba un escote provocador- ¡Javi, no le mires las tetas a mamá! ¡Degenerado!

Cuando Susana terminó de fumar los niños habían terminado de merendar.

-Ahora mamá va a subir a su dormitorio…

-¿Con el señor que limpia la piscina?

-Sí, Mario, sí… Papá pasa mucho tiempo fuera…

-¿Y?

-Pues que mamá necesita a alguien que limpie el dormitorio… ¡Así que no me molestéis!

-Vale… -Y sin darle más importancia a las infidelidades de su madre los dos niños volvieron a la piscina…

Mario siempre dominó a Javi. Era una mente criminal. Conseguía siempre que su hermano cumpliera sus maldades.

-Javi… ¿Sabes que es lo que hace mamá en el dormitorio?

-¿El qué? – Chapuceaban en la piscina mientras hablaban.

-Follar… ¿Sabes qué es eso?

-No…

-¿Te acuerdas de cuando vimos a papá junto a su amigo?

-Sí, uno le daba bocaditos al otro aquí… -Señaló su sexo.

-Eso es follar…

-Pues vale… -Javi se dio una ahogadilla, despreocupado…

-¿Javi, quieres follar?

-Bueno…

-Vamos fuera del agua… -Salieron del agua. Javi siguió a su hermano tras unos setos –Ahora hazme como le hacía papá a su amigo…

-¿Así? –Javi se preparó para hacerle una mamada a su hermano. De repente se distanció antes de empezar- Mario, no me gusta… Pasó…

-Javi… ¡Hazlo!

-No, te he dicho que no me gusta…

-¡Pero a mí sí! –Agarró a su hermano por el pelo- ¡Hazlo!

-¡Déjame!

Javi se zafó de su hermano y salió corriendo en dirección a la casa. Mario le perseguía con esa cara de psicópata que le caracterizaba cuando le negaban un capricho. Javi alcanzó la casa y entró. Subió las escaleras. Su hermano le pisaba los talones. La puerta del dormitorio de los padres estaba a un  par de metros. Susana acostumbraba a encerrarse muchas tardes junto a algún amigo y siempre les amenazó con que no entraran, pero… Javi no quería “follar´´ con su hermano. No le había gustado eso que  antes habían estado a punto de hacer. Agarró el pomo y abrió…

Al otro lado de la puerta Susana se encontraba  a cuatro patas. Un veinteañero ideal, músculos marcados, moreno de piel, se la estaba follando. Una polla preciosa estaba medio metida por el culo de Susana. Los niños se quedaron petrificados ante la escena. Viendo la espalda de su madre arqueada por el placer carnal. Las tetas de Susana se movían como un péndulo por culpa de las acometidas de su tremendo amante. Sin duda Susana no tenía mal gusto con los hombres, y sin duda fue la culpable de que sus hijos se fijaran de esa manera en el cuerpo del maromo… Aquella tarde los dos niños comenzaron a crecer…

Gléz-Serna


Responses

  1. Serias un gran fan del wincesto!!! XDXDXDXD

    • jajajaja, el incesto tiene su aquel….jajajaja

      muuuuuaks

  2. Dios… como educador infantil, no sé como coger este relato, lo leo, xo me lo salto :S
    tanti baci!

    • todo el mundo tenemos experiencias con el sexo en la niñez, con juegos y tal…. luego cuando somos madres y padres lo hacemos con el placer experimentado, como lo hace la madre del relato…

      muuuaks


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: