Posteado por: entremildudas | agosto 19, 2010

El Americano contraataca…

Ya os hablé una vez de él. El Americano volvió a aparecer en mi camino. ¿Recuerdas que te hablé de él? Seguro que no… Más o menos te conté que un americano, marine por supuesto, me entró una vez. Le gusté al muchacho, qué culpa tengo de estar tan bueno. Yo le rechacé, entre otras cosas porque mi prototipo de hombre es el mediterráneo (¿Hay algo mejor que un moreno, con el pelo y los ojos como el azabache tumbado en una playa tomando el sol y luciendo palmito? Para mí no…). La cosa es que aquella noche de nuestro primer encuentro yo estaba demasiado borracho como para pensar en el sexo. A veces me ocurre…

En este segundo encuentro yo estaba borracho de nuevo, para no perder la costumbre. Bailaba sintiéndome como la reina de la pista y de los maricones allí aglomerados. Aunque te confieso que bailo fatal, pero me importa un comino (por no decir un carajo…). No me lo esperaba, pero fue en un giro de cabeza. Ahí estaba él, mirándome. ¿Cómo se podía acordar de mí casi un año después? Le debí de gustar de veras, porque otra cosa…

Entonces se acercó a mi lado. Bailando, sus manos se aproximaron. Yo predije que volvería al ataque, y así ocurrió… Sus manos pasaban por mi cuello, mis hombros. Yo hice por distanciarme, pero tanto maricón de por medio me lo impedía seriamente. Sus manos bajaron a mi cintura. Un sudor frío recorrió mi espalda, hasta el mismísimo culo. Me volvía a dar igual lo bueno que estuviera, lo muy marine de los USA que fuera. Soy terco como un mulo y así moriré, cuando no quiero es que no y punto. Se lo hice ver dándole un manotazo a una de sus manazas. Pero se ve que al muchacho le va el sado y eso de los golpes porque el efecto producido fue todo lo contrario a lo deseado por mí. Arrimó sus labios a mis oídos y me dijo:

-¿No muerdo, eh?

-¿Ah, no? –Respondí con un falso gesto de decepción.

-No te voy a morder…-Me volvió a trincar por la cintura.

-Ni lo intentes…

-¿Te acuerdas de mí?

-¿La verdad? Pues no… -Una mentira en toda regla.

-Yo de ti sí…

-Eso es normal…

-Quiero follarte…

-¿Otra vez con esas? –Me di cuenta de que había destapado mi mentira, cosas del alcohol… Él se limitó a sonreír y con gesto cansado dije- Ois, qué pesado eres…

-Follemos…

-Mira, te voy a decir una cosa. Follamos y te olvidas de mí. ¿Ok?

-Mmmm

-¿Esa qué clase de respuesta es? Sí o no…

-Un sí, hijo…

-Así me gusta, con claridad… Pero antes espera un segundo, que voy al baño. No te muevas… -Le besé, gustándome, deleitándome y perdiéndome en el interior de su boca profidén.

Me separé de él y me dirigí al baño. Meé. ¿Sabes qué hice luego? Irme de la discoteca… ¡Me volví a escapar de las garras (léase polla) del americano… Espero no volver a verlo… ¡Por Dios! Sino al final tendré que follar con él y entre huevo y huevo tengo metido que no me apetece hacerlo…

Gléz-Serna


Responses

  1. jajaja me parto!!!! frase para la posteridad: entre huevo y huevo xD eres un crack
    sabes q al final, cariño, acabarás con lo q tienes entre huevo y huevo en su culo jiji spero leerlo proximamente :p un bacio forte!

    • Dios no quiera que acabe ahi, mejor en otros culos, porque ESE no lo quiero…jajajaja

      un beso

  2. Nada como que te lo pongan muy fácil para no querer ni que respire sobre ti. Si es que eres muy zorrona…

    • La que es puta de corazon, como yo, lo es hasta las ultimas….xD


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: